Lo que necesita saber sobre la COVID-19 y el estrés

El miércoles 4 de noviembre es el Día Nacional de Concienciación sobre el Estrés 2020. La Asociación Internacional para el Control del Estrés (International Stress Management Association, ISMA) lo designa como un día para aumentar la publicidad sobre el impacto del estrés, a la vez que promueve la importancia del bienestar y la reducción del estrés para las personas y las organizaciones. Es un mensaje especialmente oportuno este año, ya que los casos de COVID-19 están de nuevo en aumento.

¿Qué es el estrés?

El estrés es una respuesta a una crisis o miedo. Si no se aborda, puede provocar problemas de salud mental, agotamiento emocional y enfermedad física. El estrés también puede afectar a su trabajo, relaciones y vida familiar, posiblemente incluso ponerlo en peligro al hacer que reaccione de manera anormal en situaciones como conducir o tener un argumento.

El estrés está presente en nuestras vidas en casi cualquier momento, pero especialmente ahora, cuando muchos estadounidenses están entrando en una crisis de salud mental por la COVID-19. Por lo tanto, es más importante que nunca aprender a sobrellevar el estrés de manera saludable.

¿Cómo contribuye la pandemia de COVID-19 al estrés?

Según los CDC, una pandemia genera miedo y ansiedad sobre la propia enfermedad. Esto puede empeorar por el aislamiento necesario por el distanciamiento social, que es otro factor que contribuye a la actual crisis de salud mental de la COVID-19.

Algunas personas responden con más fuerza al estrés que otras durante una pandemia. Debe tener especial cuidado si se encuentra en uno de los siguientes grupos de personas más susceptibles al estrés relacionado con la COVID-19:

  • Aquellos con mayor riesgo de COVID-19, debido a la edad o a afecciones subyacentes
  • Niños y adolescentes
  • Personas que viven solas o que están socialmente aisladas
  • Cualquier persona que cuide de un familiar o ser querido
  • Proveedores de atención médica y servicios de emergencia
  • Trabajadores esenciales, como los de la industria alimentaria
  • Personas con afecciones de salud mental existentes
  • Cualquier persona con un trastorno por consumo de sustancias
  • Personas que han experimentado una pérdida de empleo, a las que se les han reducido sus horas de trabajo o que han experimentado otros cambios importantes en el empleo
  • Aquellos con discapacidades o retrasos en el desarrollo
  • Aquellos que carecen de acceso a la información en su idioma principal
  • Personas sin hogar

¿Cuáles son los efectos de la COVID-19 y el estrés?

El estrés durante un brote de enfermedad infecciosa puede variar de leve a abrumador. Las personas a menudo experimentan uno o más de los siguientes efectos:

  • Miedo y preocupación por su salud o la salud de sus seres queridos
  • Preocupación por su trabajo, situación financiera o la pérdida de servicios de apoyo en los que confía
  • Cambios en el sueño o en los patrones de alimentación
  • Dificultad para concentrarse
  • Un empeoramiento de los problemas de salud crónicos
  • Un empeoramiento de los problemas de salud mental
  • Mayor dependencia del tabaco, las drogas o el alcohol

¿Cuáles son las formas eficaces de hacer frente a la COVID-19 y el estrés?

En primer lugar, es importante que se arme con los datos sobre la COVID-19, en lugar de confiar en los rumores. Cuando sea necesario, tómese un momento para hacer una pausa, respirar y notar sus sentimientos. También puede tomarse un descanso del estrés al relajarse con una actividad que disfrute.

Preste especial atención al cuidado de su cuerpo mientras experimenta estrés. Haga todo lo posible por comer sano, haga ejercicio regularmente, duerma mucho, evite las drogas y el consumo excesivo de alcohol.

Incluso durante este tiempo de distanciamiento social, encuentre formas de mantenerse conectado con los demás. Comparta sus sentimientos con aquellos en quienes confía, ya sea en línea, a través de las redes sociales, a través de llamadas telefónicas o escribiendo cartas.

Si comienza a sentirse abrumado, busque ayuda profesional. Si necesita asistencia inmediata, comuníquese con una de las siguientes fuentes recomendadas por los CDC:

  • Llamada 911
  • Línea de ayuda de desastres: 1-800-985-5990 o envíe un mensaje de texto con TalkWithUs
  • Línea de vida nacional para la prevención del suicidio: 1-800-273-TALK (8255) para inglés, 1-888-628-9454 para español
  • Línea directa nacional de violencia doméstica: 1-800-799-7233 o envíe un mensaje de texto con la palabra LOVEIS a 22522
  • Línea directa nacional de abuso de menores: 1-800-4AChild (1-800-422-4453) o texto 1-800-422-4453
  • Línea directa nacional de agresiones sexuales: 1-800-656-HOPE (4673)
  • El localizador de cuidado de ancianos: 1-800-677-1116
  • Línea de crisis para veteranos: 1-800-273-TALK (8255) o chat de crisis, texto: 8388255

¿Cuál es la importancia del Día Nacional de Concienciación sobre el Estrés 2020?

El Día Nacional de Concienciación sobre el Estrés abarca un programa integral de eventos, que incluye seminarios internacionales en línea, cumbres, chats interactivos y eventos con hashtags en redes sociales, así como eventos en los lugares. Puede encontrar acceso a asesoramiento experto tanto en línea como en eventos patrocinados por la ISMA.

Para el tratamiento de los síntomas físicos relacionados con el estrés o la derivación a un especialista cualificado, su equipo de MD Now puede ayudarle. Nuestra evaluación del riesgo de estrés para la salud es una forma asequible de entender si está en riesgo de sufrir ciertas enfermedades o trastornos. Las evaluaciones de riesgos para la salud no solo se recomiendan para personas con factores de riesgo, antecedentes familiares o síntomas, sino también para aquellos que solo quieren tranquilidad. Estamos aquí para ofrecerle horarios prolongados, incluidas noches, fines de semana y feriados. No es necesario concertar una cita. Simplemente entre cuando le resulte conveniente.

×
Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software