Un nuevo peligro: ¿Afecta la COVID-19 al corazón?

Febrero es el Mes Estadounidense del Corazón, así que es el momento perfecto para renovar tu estilo de vida y crear nuevas rutinas que puedan ayudar a la salud del corazón. Ya sabe que demasiadas grasas saturadas, azúcar y sal pueden poner en riesgo su corazón. Desafortunadamente, el nuevo coronavirus supone otra grave amenaza para nuestros corazones. Ni siquiera las personas con estilos de vida saludables tienen seguridad garantizada.

Complicaciones cardíacas graves: COVID-19 y el corazón

Una de las preguntas más frecuentes que nos hacen hoy en día es: “¿Afecta la COVID-19 al corazón?” Desafortunadamente, puede: casi el 25 por ciento de los hospitalizados por síntomas de coronavirus tienen complicaciones cardíacas. Estudios recientes sugieren que el daño cardíaco debido al virus puede ser aún más generalizado.

Puede ser difícil predecir si alguien sobrevivirá a una batalla contra el coronavirus. La edad es un factor, junto con ciertas afecciones médicas, como la obesidad o el cáncer. Estas y otras afecciones preexistentes contribuyen al riesgo de muerte o complicaciones graves del virus de una persona. Las pruebas muestran que los pacientes con COVID-19 con enfermedad cardiovascular tienen una tasa de mortalidad hospitalaria del 25 al 38 %. Esta aterradora estadística muestra por qué las personas con afecciones preexistentes deben tener especial cuidado y evitar cualquier contacto social que pueda ponerlas en riesgo.

Cada vez hay más pruebas que sugieren que existe una conexión entre la COVID-19 y el corazón para aquellos sin afecciones preexistentes. Ni siquiera tiene que experimentar síntomas graves para estar en riesgo. Un estudio de JAMA Cardiology halló anomalías cardíacas en el 78 % de los participantes que se habían recuperado del virus. Se descubrió inflamación miocárdica en curso en el 60 % de los pacientes.

Si tiene afecciones cardíacas preexistentes, como insuficiencia cardíaca o hipertensión pulmonar, debe tener especial cuidado para mantener la distancia y evitar el contacto con cualquier persona que pueda ser portador del coronavirus. Estos problemas cardíacos aumentan sus probabilidades de enfermedad grave por el coronavirus, así como los efectos adversos en curso como la inflamación miocárdica.

Los CDC recomiendan que cualquier persona con afecciones cardíacas preexistentes siga las recomendaciones de su médico sobre dieta y estilo de vida, además de mantener el distanciamiento social y las prácticas de higiene.

Miocarditis, COVID-19 y su peligro posterior a la recuperación

La miocarditis es una inflamación del músculo cardíaco que puede provocar arritmias e insuficiencia cardíaca. Los investigadores están trabajando lo más rápido posible para comprender la conexión entre la miocarditis y la COVID-19. Durante un estudio, los investigadores examinaron la fisiopatología de la miocarditis y concluyeron que la inflamación es el resultado del daño directo del virus, así como de la respuesta inmunitaria del organismo.

Aunque la miocarditis y la COVID-19 no siempre se producen juntas, son frecuentes los problemas cardíacos más leves, como las palpitaciones cardíacas. La COVID-19 y las palpitaciones cardíacas no siempre indican miocarditis, pero si experimenta este síntoma, es aconsejable que hable con su médico.

Los expertos recomiendan observar los siguientes síntomas:

  • Palpitaciones cardíacas
  • Shortness de la respiración
  • Dolor torácico
  • Hinchazón de los tobillos
  • Mareos o aturdimiento

Todo esto puede sonar aterrador, pero hay motivos para mantener la esperanza. Es necesario realizar más investigaciones antes de comprender plenamente los efectos a largo plazo del nuevo coronavirus. Sin embargo, las investigaciones sobre daños cardíacos similares de otros virus muestran que es posible que algunos de los daños cardiovasculares se curen con el tiempo. Los médicos también pueden tratar algunos tipos de daño cardíaco con medicamentos.

COVID-19 y el corazón: Pruebas de anticuerpos

Determinar si ha tenido el virus es importante, especialmente si le preocupa la conexión entre la miocarditis y la COVID-19. Una prueba de anticuerpos determinará si su sistema inmunitario ha tratado recientemente un caso del nuevo coronavirus.

Los anticuerpos son proteínas que ayudan al organismo a combatir los virus. Pueden permanecer en el sistema durante meses después de que una persona se recupere. Independientemente de si tiene o no afecciones cardíacas preexistentes, la presencia de anticuerpos puede ayudar a su médico a decidir cuál es el mejor tratamiento para su corazón.

COVID-19 y palpitaciones cardíacas: Obtenga las respuestas que necesita en MD ahora

En MD Now, nuestra asequible evaluación de riesgos para la salud cardíaca es una medida preventiva que puede tomar para relajar su mente. Todas nuestras más de 110 ubicaciones MD Now ofrecen evaluaciones de riesgos para la salud junto con evaluaciones de COVID-19. ¡Encuentre hoy su sucursal más cercana!

×
Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software